Softcom, un sueño, una idea, ¡un proyecto hecho realidad!

Por Antonio Gil Moyano

Para comprender mejor el proceso que me llevó a ser emprendedor y empresario es necesario contar un poco de mi historia personal

Siempre fui una persona inquieta, física y mentalmente. La parte física me ha llevado a una conexión continua con los deportes, especialmente aquellos que requieren gran esfuerzo, responsabilidad y riesgo, entendiendo que existía una relación entre el desarrollo intelectual y deportivo: «mente sana in corpore sano»; más adelante también comprendí que el riesgo formaba parte activa de un emprendedor, ¡quizás por eso me sigue gustando!

Hacia 1985, tuve mi primer contacto con la informática y supe que había encontrado lo que Ken Robinson llama el «elemento», aquello que me gustaba hacer y que se me daba bien.

¡Me hacía feliz y tenía que empezar a formarme en ello! Debo decir, que en Sevilla-Andalucía apenas existían dos centros de formación privada, frente a Madrid o Barcelona donde los recursos y las oportunidades eran otras. Me resistía a aceptar que para desarrollarme profesionalmente debía marcharme de Sevilla. Debía romper con el estereotipo «interesado» que utilizaban otras regiones españolas para evitar que Andalucía se desarrolle en algo que no fuera turismo.

Así que, ¡con todos los ingredientes para acometer con energía a lo que comenzaba a ser mi sueño, debía trabajar para conseguirlo, asumiendo el riesgo y la incertidumbre que implicaba aquella aventura!

Comencé programando en COBOL con un macrocomputador Texas Instrument, conocí a mi socio con el que compartía pasión, trabajo y también amistad. Y de ahí nació también la idea «compartida» de emprender nuestro propio negocio alrededor de aquello que nos gustaba, que era programar.

Este era nuestro escenario en el año 1990:

Positivo

  1. Teníamos:
    • Pasión por lo que hacíamos sin importarnos el tiempo.
    • La idea y una mínima experiencia para comenzar con ciertas garantías.
    • Un equipo inicial complementario y comprometido con el proyecto.
    • Que avanzar y arriesgar, abandonando un trabajo seguro, bien pagado e incluso nuestros estudios, para dedicarnos 100% al proyecto.
  2. Existía:
    • Un sector que comenzaba a brillar con luz propia.
    • Un escenario «tecnológico» en Andalucía muy propicio para desarrollar alrededor de aquel término de moda llamado «informática».

Negativo

  1. No teníamos:
    • Experiencia emprendedora, de hecho, era un término que aún no se utilizaba.
    • Formación específica relacionada con el mundo empresarial: debimos formarnos de modo autodidacta, por ejemplo, en técnicas comerciales o de marketing.
  2. No existían:
    • Subvenciones o ayudas al emprendimiento.
    • Espacios específicos para el emprendimiento.
    • Mentores, sí personas con experiencia, pero debías localizarlas y comprobar que estuvieran dispuestas a ayudarte en algún área concreta.
    • Inversores para un sector tan novedoso como desconocido.

Con este escenario comenzamos nuestra aventura empresarial, después de un periodo de formación, algo de experiencia y maduración de una idea, tomando consciencia de la oportunidad: ¡era el momento!; pero también del riesgo que asumíamos personalmente ¡al dejarlo todo!, sin la seguridad de que funcionaría.

Deseábamos innovar y hacer las cosas de forma diferente. Ese ha sido y sigue siendo el leitmotiv de Softcom: durante todo este tiempo desarrollamos algunos productos innovadores como W3editsite, «un gestor de contenidos», antes incluso de que naciera WordPress, más adelante fuimos pivotando más hacia una empresa orientada a servicios, focalizando en las necesidades de nuestros clientes, en la eficiencia del servicio y, sobre todo, en su satisfacción.

Actualmente, y después de 30 años, contamos en nuestro equipo con personas comprometidas con el proyecto, convencidas de que les gusta lo que hacen y saben hacerlo bien.

Trabajamos con multinacionales como Oracle-Micros, Grupo británico Poundland o Econocom, ellos encuentran en nosotros el apoyo que necesitan para la gestión de sus servicios IT, no solo para Andalucía, ¡sino para toda España, Portugal, Perú o Escocia! ocupando el lugar que antes disfrutaban empresas multinacionales gestionadas desde Madrid.

Nos posicionamos como empresa experimentada en soluciones y servicios de Ciberseguridad Preventiva (Auditorias de seguridad y hacking ético), Reactiva (Análisis Forense), Avanzada (Soporte y consultoría) y Gestionada (adecuación a la normativa ISO 27001,  ENS y RGPD) con un Centro de Operaciones de Seguridad (SOC/SIEM) y hemos desarrollado proyectos tan relevantes como la  Auditoría forense del Sistema de Voto Automatizado utilizado en la elecciones primarias en República Dominicana.

Rompimos con ese estereotipo ¡para demostrar que SÍ se puede! Que en Andalucía hay talento, creatividad y profesionalidad para emprender cualquier proyecto con garantías, porque el momento actual y el escenario es más que favorable.