Primero

Analizamos la infraestructura actual del cliente y cual es el estado de ésta. Detectamos las posibles deficiencias que tienen sus sistemas a nivel de seguridad, disponibilidad y estabilidad.

Segundo

Elaboramos un informe de situación detallado donde se enumeran los problemas detectados y las soluciones a estos, junto con una propuesta.

Tercero

Nuestro equipo técnico especializado se encargará de llevar a cabo las operaciones de instalación y configuración del nuevo sistema.

Cuarto

Nos encargamos de mantener su sistema adelantándonos a los posibles problemas que puedan surgir. Nuestro mantenimiento es preventivo.